La reorganización del gobierno británico Tory, que se esperaba por parte de los periódicos del establishment como un modesto recambio, se ha convertido en un terremoto. Eliminadas casi todas las voces vagamente disonantes capaces de causar molestias tanto al operador, destinado a liderar al Reino Unido en los próximos 5 años.