El primer ministro británico anuncia en el Parlamento un plan por niveles de riesgo

Inglaterra abordará la segunda oleada de la COVID-19 con un plan por niveles de riesgo con distintas restricciones en función de la situación epidemiológica en cada territorio. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha expuesto ante el Parlamento las medidas a aplicar en cada caso: desde las limitaciones y prohibiciones de reuniones sociales, al cierre de pubs y bares en las zonas con mayor incidencia. 

El Gobierno ha establecido una escala de tres niveles de alerta para simplificar la respuesta a la pandemia y evitar que cada autoridad local establezca sus propias medidas, tal y como ocurría hasta ahora. El objetivo, evitar un confinamiento nacional que según Johnson “provocaría un daño inmediato”, y bajar la curva epidemiológica en un país que acumula más de 617.000 casos y más de 48.000 muertes.