Sin embargo, los mismos movimientos sociales que exigían el dictamen se declararon insatisfechos con su aprobación

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia ratificó este jueves (13.08.2020) que el 18 de octubre próximo es la fecha “definitiva, inamovible e impostergable” de los comicios generales, ya pospuestos dos veces por la pandemia del COVID-19.

La ratificación por parte del órgano electoral se produjo poco después de la promulgación de una ley que establece que los comicios se pueden celebrar “hasta” ese día, pero no necesariamente en esa fecha.

En una comparecencia en La Paz, el presidente del TSE, Salvador Romero, leyó un pronunciamiento del organismo electoral que indica que esa jornada “no es la ideal ni la escogida por ninguna candidatura o fuerza política, social, regional”, pero “permite conciliar la protección de la salud pública” con la celebración de los comicios.

Romero señaló que el 18 de octubre “se aleja del pico de la pandemia”, previsto por las autoridades de sanidad para fines de agosto y principios de septiembre, y asegura una elección “limpia, transparente, preparada con solvencia técnica y conducida con imparcialidad política”. 

El nuevo retraso provocó la protesta de sectores como la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad, que aglutina a colectivos campesinos e indígenas afines al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que este jueves cumplió con doce jornadas seguidas de bloqueos de caminos demandando elecciones “cuanto antes”. 

Las protestas dejan sin oxígeno a los hospitales en plena pandemia 

La situación política y social que vive Bolivia ahoga al país y deja sin oxígeno a sus hospitales en plena pandemia de coronavirus. En medio del caos, los hospitales denuncian que se agotan las reservas de oxígeno clínico, lo que está provocando la muerte de pacientes, entre ellos los recién nacidos.