Los milicianos, fuertemente armados, irrumpieron en la ciudad de Korongilum. Según los testigos, tres personas fueron asesinadas y otras seis heridas.