La segunda jornada de protestas en Bielorrusia deja un manifestante muerto y decenas de heridos. La víctima murió instantáneamente cuando intentó lanzar un artefacto explosivo sin identificar contra las fuerzas de seguridad, según informó el ministerio del Interior.

La noche del domingo estallaron las protestas, tras haberse conocido la abrumadora victoria de Alexander Lukashenko; al menos unas cien personas habían resultado heridas y decenas de personas habían sido detenidas, entre ellos, periodistas bielorrusos. Lukashenko respondió a las protestas catalogándolas de un ficticias, orquestadas por una oposición de “ovejas” y manipuladas por potencias extranjeras.

Ante las denuncias de diversas irregularidades, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, interpeló directamente a las autoridades bielorrusas y reclamó que “los votos de las elecciones de ayer sean contados y publicados de manera precisa”. Von der Leyen subrayó también que tanto “el acoso como la represión violenta no tienen sitio en Europa”.

La Comisión Electoral Central de Bielorrusia informó oficialmente este lunes que Lukashenko, en el poder desde 1994, ganó los comicios con el 80,23 % de los votos. Resultado que la candidata de la oposición unificada, Svetlana Tijanóvskaya, se negó a reconocer y llamó a “los que creen que su voto ha sido robado a no quedarse callados”.

Este martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores lituano ha informado de que la líder de la oposición Svetlana Tikhanovskaya había dejado Bielorrusia para ir a Lituania.