Achaca el repunte de patologías oculares como ojo seco, síndrome visual del ordenador, conjuntivitis o aumento de miopía, a la elevada exposición a dispositivos electrónicos durante el confinamiento

El Centro de Oftalmología Barraquer ha reanudado en horario habitual su actividad programada, tanto clínica como quirúrgica, tras la situación de paro parcial de la prestación de servicios de carácter no urgente, motivada por la pandemia de la COVID-19. 

El Centro recomienda a toda la población que, en cuanto la situación lo permita, realice una revisión oftalmológica “como cita obligada en el cuidado de la salud tras el abuso de la visión cercana durante las semanas de confinamiento”, tal y como aconseja el doctor Juan Álvarez de Toledo, oftalmólogo y subdirector médico del Centro de Oftalmología Barraquer. 

“En cuanto la fase de control de la pandemia nos lo permita, hay que retomar el cuidado de la salud. La revisión de muchas dolencias y patologías han sido pospuestas ante la gravedad de la situación y el miedo al contagio, con el consecuente agravamiento. Y esto aplica también para las enfermedades oculares”, afirma el doctor.

Álvarez de Toledo estima que habrá un 15% de repunte de patologías oculares derivadas de la situación de confinamiento y la elevada exposición a dispositivos electrónicos con el incremento de dolencias como el ojo seco, síndrome visual del ordenador, conjuntivitis o aumento de las miopías. 

“A partir de ahora, y al retomar el cuidado de la salud, es más importante que nunca que los pacientes se sientan seguros”, afirma el doctor. En este sentido, cabe recordar que el Centro de Oftalmología Barraquer ha implementado unas medidas y protocolos que previenen y minimizan el riesgo de contagio durante la visita de los pacientes para que las visitas se desarrollen en un ambiente de “total seguridad, tanto para los pacientes como para el personal sanitario y asistencial”, subraya. 

Medidas internas 

Barraquer ha adoptado una serie de medidas sanitarias específicas para que los pacientes puedan ser atendidos con la máxima seguridad y garantizar su tranquilidad. Además de fomentar el teletrabajo, todo el personal desplazado al Centro cuenta con equipos de protección homologados según la función que realiza y es sometido a controles periódicos del estado de salud. También se ha reforzado la desinfección de todas las áreas del hospital, se han instalado mamparas en recepciones y consultas, y se han redistribuido los espacios para ampliar las salas de espera, garantizando así la distancia de seguridad. 

Además, la clínica informa al paciente antes de acudir a su visita y efectúa un protocolo específico de acceso y recepción a las instalaciones. Por otro lado, se somete a los pacientes a una evaluación previa para conocer si presentan o han tenido síntomas compatibles con el coronavirus.

En el caso de los pacientes quirúrgicos, se han incluido las pruebas de detección de la COVID-19 en todos los preoperatorios: Barraquer realiza test PCR y test de anticuerpos en sangre a todos sus pacientes antes de ser operados. Por otro lado, se ha espaciado el tiempo entre pacientes para reducir la concentración de personas en las salas de espera. El aforo se ha limitado y se han retirado revistas y folletos informativos de las zonas comunes. Tampoco se permiten temporalmente las visitas comerciales y de proveedores. 

Medidas solicitadas a los pacientes

  • Es obligatorio acudir con mascarilla a las visitas. El uso de guantes es opcional.
  • Prohibimos el acceso de acompañantes, a excepción de pacientes menores, con movilidad reducida, baja visión o discapacidad.
  • A la llegada a la clínica se proporcionan una serie de instrucciones y pedimos la limpieza de manos con un gel hidroalcohólico durante 20 segundos.
  • Pedimos a nuestros pacientes que se mantengan en la sala de espera indicada hasta que sean llamados y eviten circular por la clínica.
  • Rogamos puntualidad para evitar esperas innecesarias y acumulación de pacientes. También insistimos en mantener la distancia de seguridad de 2 metros.
  • Recomendamos evitar llevar pulseras, collares o pendientes, puesto que el coronavirus permanece sobre superficies metálicas durante días. De todas formas, el Centro proporciona bolsas a los pacientes para guardar sus pertenencias durante su visita.