La Liga Awami de la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, ha obtenido unos arrolladores 259 escaños en las elecciones generales celebradas este domingo, una jornada marcada por la violencia que dejó al menos 19 muertos y que fue calificada por la oposición de “farsa”.

Los 104 millones de votantes del censo debían elegir entre revalidar el mandato de Sheikh Hasina o devolver el poder al Partido Nacionalista de Bangladesh que preside Khaleda Zía, actualmente encarcelada tras ser condenada a 17 años de prisión por un caso de corrupción.

Hasina, que  formará gobierno por tercera legislatura consecutiva, goza de una gran popularidad porque bajo su gobierno el país ha entrado en una senda de fuerte crecimiento económico. Sin embargo, sus detractores la describen como una autócrata, que ha impuesto una censura draconiana y reprimido sin ambages a la disidencia.