El Secretario General de la ONU advirtió hoy sobre el aumento del número de terroristas extranjeros que se suman a organizaciones extremistas y llamó a reforzar la cooperación internacional para combatir ese fenómeno.

En una sesión de alto nivel del Consejo de Seguridad sobre la amenaza del terrorismo a la paz mundial, Ban Ki-moon destacó que entre septiembre del año pasado y marzo del presente, la cantidad esos combatientes se habría incrementado un 70%, sobre todo en las filas del ISIS.

Detalló que esos terroristas sumarían más de 25.000 y que provendrían de un centenar de países, por lo que se requiere una amplia colaboración para evitar que ese reclutamiento continúe.

“Ningún país puede afrontar el problema por sí solo”, dijo Ban.

Los combatientes motivados por ideologías extremistas que se han registrado en las filas integristas han viajado voluntariamente a los países donde operan esas organizaciones. En su mayoría son hombres cuyas edades oscilan entre los 15 y los 35 años.

El titular de la ONU insistió en que la lucha contra ese nuevo fenómeno requiere que los países intercambien información, desarrollen controles fronterizos efectivos y fortalezcan sus sistemas de justicia penal ajustándose siempre a las leyes de derechos humanos internacionales.

Ban adelantó que en septiembre presentará a la Asamblea General de la ONU un Plan de Acción para Prevenir el Extremismo Violento.