El Secretario General de la ONU condenó el anuncio hecho el miércoles por Israel de que fue aprobada la construcción de 300 viviendas en el asentamiento de Beit El, en Cisjordania. Del mismo modo, lamentó los planes de construcción de otras 500 unidades habitacionales en varios asentamientos en Jerusalén Oriental.

SG StakeoutEn un comunicado, Ban Ki-moon reiteró que esos establecimientos son ilegales según las leyes internacionales, además de constituir un impedimento para la paz y una contradicción con las intenciones declaradas por el gobierno israelí de buscar una solución de dos Estados.

El Secretario General urgió al gobierno de Israel a detener y revertir esas decisiones en interés de la paz y de un acuerdo definitivo.

Por otra parte, Ban reiteró su preocupación por la inminente amenaza de demoliciones en el pueblo palestino de Susiya en el área C de Cisjordania.

“La destrucción de propiedad privada en los territorios palestinos ocupados está prohibida por las leyes humanitarias y debe estar sujeta a la rendición de cuentas”, concluyó el Secretario General.