Este sábado 1 de julio, a partir de las nueve de la mañana, se celebra la segunda edición del Trofeo de Piragüismo Bahía de Cádiz, que organiza el Club Náutico Alcázar, y que ha sido presentado a los medios de comunicación por el diputado de Deportes, Jaime Armario, y el presidente del Club, Alejandro Cueto, acompañado por buena parte de la junta directiva de esta entidad. La rueda de prensa se ha celebrado en la sede del propio Club Náutico. Esta prueba espera refrendar el éxito de participación de la primera edición, que en 2016 congregó a unos doscientos piragüistas entre todas las categorías, procedentes de quince clubes, no sólo de Cádiz, sino también de otras provincias como Huelva y Sevilla, según ha explicado Alejandro Cueto.

Uno de los principales atractivos de la prueba es el marco en el que se desarrolla, con el Puente de la Constitución 1812 y el resto de localidades de la Bahía de Cádiz como privilegiado fondo de la regata. En este sentido, el diputado de Deportes ha destacado este atractivo como uno de sus valores añadidos y ha agradecido el esfuerzo de la organización para ir mejorando la iniciativa con respecto a la primera edición y potenciar el piragüismo, un deporte que cuenta cada vez con más adeptos y para el que la provincia reúne unas buenas condiciones naturales.

La competición cuenta con el apoyo de la Diputación y también del Ayuntamiento de Cádiz. El presidente, Alejandro Cueto, ha explicado que la filosofía de este club náutico es la promoción del deporte y las actividades náuticas y ha manifestado el agradecimiento a la Diputación pro su colaboración para hacer realidad esta segunda edición.

Las regatas se dividen en diferentes categorías por edades, desde los más pequeños, con pruebas de unos 300 metros, hasta los más veteranos, que completarán una competición en paralelo a la Barriada de La Paz, con salida en el Club Náutico Alcázar y llegada en el Club Viento de Levante. Un recorrido vistoso que podrá seguirse desde cerca por los espectadores en tierra.

La prueba podrá desarrollarse con normalidad si las previsiones meteorológicas no se alteran, pues los indicadores de vientos previstos, por debajo de los trece nudos por hora, no afectarían al desarrollo de la competición. No obstante, la organización baraja la fecha del 8 de julio como alternativa si finalmente los vientos cobraran una mayor fuerza e impidieran el normal discurrir del torneo.

Está previsto que las diferentes actividades, pruebas y entrega de premios se desarrollen hasta al menos las 16:00 horas del sábado.