La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, llamó a la liberación de todos los que están detenidos “por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica” en Venezuela.

La expresidenta chilena anunció este viernes en conferencia de prensa tras concluir su visita a la nación sudamericana, que hubo acuerdos con el gobierno de Nicolás Maduro para vigilar la situación de los derechos humanos.

“Hemos podido alcanzar varios acuerdos (…) tenemos el compromiso expreso del Gobierno para llevar a cabo una evaluación de la comisión nacional de prevención de la tortura, así como para evaluar cuáles son los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país”, dijo minutos antes de abandonar Venezuela.

Bachelet celebró la liberación del diputado Gilber Caro, y de otros dos ciudadanos, Melvin Farías y Julio Rojas, pero llamó a las autoridades a poner en libertad a todos los presos políticos.

Explicó que dos oficiales de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU se quedarán en Venezuela para “proveer asistencia y asesoría técnica” en esta materia, pero también para monitorear la situación.

“El Gobierno también ha aceptado que mi equipo entre a los centros de detención para poder monitorear las condiciones” en las que se encuentran y hablar “confidencialmente con los privados de libertad”, así como a permitir un acceso “más amplio a los distintos mecanismos de derechos humanos”, incluidos los relatores de la ONU.

Michelle Bachelet espera que el gobierno de Maduro cumpla con su palabra, y de no ser así, aseguró que lo informará.

Bachelet llegó a Venezuela la tarde del pasado miércoles y sostuvo encuentros con representantes de los poderes públicos, ministros, el jefe de la oposición Juan Guaidó, organizaciones no gubernamentales y distintos sectores de la sociedad civil, entre ellos las víctimas de “violación de derechos humanos”.