El nuevo vicepresidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola pide fortalecer las “cadenas de suministro”

“Estamos errando en la respuesta al aumento de los niveles de hambre al centrarnos predominantemente en la ayuda humanitaria”, ha declarado Dominik Ziller, el nuevo vicepresidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) quien ha tomado posesión de su cargo este lunes.

“Sabemos que la COVID-19 va a aumentar drásticamente el hambre y la pobreza, sobre todo en las zonas rurales. Esto se debe a que la mayor parte de la población rural depende de las cadenas de suministro agrícola para obtener ingresos y alimentos, y esas cadenas de suministro se están interrumpiendo”, ha indicado Ziller. “La asistencia humanitaria por sí sola no basta para resolver el problema. Si no creamos cadenas de suministro resistentes a las crisis, la gente seguirá acostándose cada día con el estómago vacío”.

Según los datos que recoge el informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, publicado el mes pasado, el hambre ha aumentado en los últimos cinco años, y se prevé que la COVID-19 deje a su paso entre 83 y 132 millones de personas más con hambre antes de que acabe el año.