El Gobierno austriaco ha anunciado que levantará una valla en parte de su frontera con Eslovenia para controlar el flujo de refugiados que llegan por la llamada Ruta de los Balcanes,

Así, lo ha indicado la ministra del Interior Johanna Mikl-Leitner que ha hablado de la construcción de una “barrera técnica” y de “medidas especiales de construcción” evitando mencionar la palabra “valla”, aunque finalmente ha reconocido que ésta se levantará.