Además expulsará hasta a 60 imanes que reciben financiación del exterior, supuestamente desde Turquía.

 – Lo ha anunciado hoy el Gobierno austriaco, y esto es solo el principio según el canciller Sebastian Kurz: “Las sociedades paralelas, el islam político y el extremismo no tienen cabida en Austria. El Gobierno Federal ha tomado la resolución acabar con esas peligrosas tendencias indeseables.”

Es la primera vez que se aplica la ley aprobada en 2015 que prohíbe la financiación extranjera de los predicadores y los lugares de culto musulmanes.

Sobre las mezquitas que se cerrarán pesa la acusación de difundir ideas ultranacionalistas turcas, unidas a una lectura muy conservadora de los principios islámicos.

En Austria vive alrededor de medio millón de musulmanes -en su mayoría de origen turco y bosnio-, lo que representa el seis por ciento de la población de un país de mayoría católica.

El Gobierno austríaco ha anunciado también la iniciativa legal de prohibir el velo islámico para niñas en jardines de infancia y escuelas primarias.

(fuente: EFE, Agencias)