El gobierno de la región de Burgenland, en Austria, atribuye el fenómeno a las escasas precipitaciones de los últimos meses. Desde hace una semanas comenzó el suministro de agua artificial al lago. Las autoridades regionales quieren trabajar con el Gobierno federal y con Hungría, país colindante, para esta tarea.