Las autoridades australianas declararon este jueves (19.12.2019) emergencia durante siete días en el estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, después de que se registraran temperaturas récord que favorecen los incendios gigantescos.

La primera ministra de ese estado del sudeste de la isla continente, Gladys Berejiklian, justificó la decisión por “condiciones meteorológicas catastróficas”. Es la segunda vez que se declara el estado de emergencia en Nueva Gales del Sur desde el comienzo de la temporada de incendios en septiembre.

 Un centenar de fuegos forestales asolan Nueva Gales del Sur desde hace semanas, de los cuales la mitad siguen sin control, provocando nubes de humo tóxico que alcanzaron Sídney, la ciudad más grande de Australia.

(fuente: DW)