La emergencia dio lugar a un relajamiento de las medidas de prevención contra el COVID-19

La Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) destacó que el domingo pasado se registraron 294 casos y dos decesos por COVID-19 en Líbano, la cifra más alta reportada hasta el momento en ese país.

La OCHA considera que este incremento es detonado por un descuido de las medidas de precaución contra el coronavirus debido a la emergencia que vive el país tras las explosiones del pasado martes en Beirut, que dejaron al menos 160 muertos, un número indeterminado de desaparecidos y miles de heridos.

Esta tendencia presagia “que la tasa de transmisión del virus se elevará y que los casos se incrementarán notablemente en las próximas semanas”.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, Líbano ha notificado oficialmente 6517 casos confirmados y 76 defunciones desde que inició la pandemia.

“Puesto que la situación en cuanto al COVID-19 sigue siendo muy alarmante y hay un mayor resurgimiento de casos positivos incluso entre los trabajadores de la salud, se están realizando esfuerzos importantes para vincular la respuesta sanitaria a la respuesta de emergencia a la explosión con el fin de promover la sensibilización y las medidas preventivas ”, indicó OCHA.