El tabaco es el principal factor de riesgo, relacionado con uno de cada tres casos diagnosticados

Según los datos recién publicados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en su informe ‘Las cifras del cáncer en España 2020’, los nuevos casos de cáncer diagnosticados este año en el país alcanzarán los 277.394; 160.198 en hombres y 117.196 en mujeres. Frente al descenso de la incidencia en hombres de más de medio punto, cabe destacar el aumento de nuevos casos en mujeres, de casi un 1% respecto a 2019, especialmente por la “mayor incidencia en casos de cáncer de pulmón en mujeres, que ha pasado a ser el tercer tumor con mayor incidencia en féminas después del de mama y el colorrectal, debido previsiblemente al consumo de tabaco”, advierte el oncólogo José Antonio Ortega.

Estos datos arrojan otra lectura, como la importancia de la prevención y la eliminación de factores de riesgo evitables como el hábito tabáquico, relacionado también del aumento de la incidencia de otros tumores en las mujeres, como son los de cavidad oral y faringe o vejiga urinaria. La prevención y la concienciación es una labor de todos, por lo que lo que el Hospital Quirónsalud Málaga se une el 4 de febrero al Día Mundial Contra el Cáncer mediante la campaña “yo soy y voy a” en redes sociales, haciendo un llamamiento a toda persona a actuar contra el cáncer en cualquier ámbito de su vida. “Es vital asumir hábitos de vida saludables, como una dieta mediterránea, la práctica habitual de ejercicio físico, evitar la obesidad y, sobre todo, desterrar factores que se pueden prevenir, como el tabaco, relacionado con el 33% de los tumores; o el alcohol, vinculado con el 12%”, destaca el doctor José Antonio Ortega, jefe del servicio de Oncología del Hospital Quirónsalud Málaga y Marbella.

Desde el prisma más positivo, la supervivencia de las personas con cáncer ya supera el 55% en hombres y el 61% en mujeres, “se ha aumentado la supervivencia del cáncer en un 1,3%, debido al diagnóstico precoz, a la prevención y a la aparición de nuevos tratamientos en el cáncer, como la inmunoterapia o los nuevos fármacos orales, de la mano de la cirugía, la radioterapia y oncología médica. De manera que el cáncer, cada vez más, se trata y se tratará atendiendo a varios procedimientos en función de las necesidades de cada paciente. De ahí la existencia de nuestro Comité de Tumores, un equipo multidisciplinar formado por médicos de distintas especialidades para tratar cada caso en particular en base a protocolos y en base a la biología molecular”.

El diagnóstico precoz, junto a la prevención, “son las principales bazas para la supervivencia del cáncer, ya que más del 55% de los cánceres se curan o se cronifican si se detectan con rapidez, y cuatro de cada 10 se pueden evitar si se modifica el estilo de vida, evitando los factores de riesgo”, advierte el doctor José Antonio Ortega.

Cáncer de pulmón

“Si todos abandonáramos el tabaco, en 20 años el cáncer de pulmón sería anecdótico”, advierte el doctor José Daniel Alcázar, jefe del servicio de Neumologíade Quirónsalud Málaga, quien también recuerda que “tan sólo un 15% sobreviven a los cinco años tras el diagnóstico. Esto se debe en parte a que el 80% de los casos de cáncer de pulmón se diagnostican en un estado tan avanzado que ya no se pueden operar”. El doctor recomienda “la realización de TAC de tórax con baja radiación, que permite que se pueda diagnosticar en fases tempranas y aumente la supervivencia de los pacientes que sufran una de las enfermedades más letales del siglo XXI”.

Cáncer y mujer

“El VPH es la principal causa del cáncer de cuello de útero, una enfermedad con una gran supervivencia, puesto que, si se detecta en un estadio temprano, el 90 % de las pacientes se curan. Sin embargo, sólo un 46% de los cánceres de cuello uterino son diagnosticados prematuramente”,  advierte el doctor Andrés Carlos López Díaz, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud Málaga.

La citología y la colposcopia son la mejor manera de poder anteponerse al cáncer y poder actuar antes de que aparezca. En el caso del cáncer de ovario y de mama, un rápido diagnóstico es también la clave para la supervivencia. “8 de cada 10 casos de cáncer de ovario se detectan en una fase posterior a la inicial, rebajando drásticamente las posibilidades para las pacientes”, indica el doctor Carlos López. Una detección a tiempo implica un porcentaje de la tasa relativa de supervivencia a cinco años del 90%, mientras que, si se detecta tarde, las posibilidades pueden bajar hasta un 20%. Por otro lado, una de cada ocho mujeres (12%) padecerá a lo largo de su vida cáncer de mama, siendo el carcinoma más frecuente entre las féminas. Sin embargo, la supervivencia media tras cinco años es del 89,2% de forma global, y en estadio 1 es superior al 98%.

De los efectos, causas y posibles tratamientos del cáncer en la mujer hablará el doctor Andrés Carlos López en la charla organizada a las 20.00 horas del viernes 7 de febrero en el Real Club Mediterráneo.

Cáncer colorrectal

Entre ambos sexos, “el cáncer colorrectal es el de mayor incidencia (15%) en España. Es el de mayor prevalencia en las personas mayores de 50 años y el riesgo aumenta con la edad. A pesar de tan negativas cifras, hay una que compensa positivamente, y es que el 90% de los afectados lo superan gracias a las avanzadas técnicas de diagnóstico y tratamiento”, argumenta el doctor Pedro Rosón Rodríguez, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Málaga.

Cáncer de próstata

En el caso de los hombres, “el cáncer de próstata es el tumor maligno más frecuente y el tercero con mayor mortalidad. Uno de cada tres hombres padecerá cáncer de próstata alguna vez en su vida, con una incidencia en nuestro país de más de 27.000 nuevos casos cada año”, declara el doctor Francisco Antuña Calle, co-responsable del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Málaga. Además, “no hay que olvidar que el cáncer de próstata es una enfermedad silente, que cursa sin síntomas en la mayoría de los casos, pero que también tiene una alta tasa de curación si se detecta a tiempo y se diagnostica rápidamente”, explica el doctor José Ángel Gómez Pascual.

El diagnóstico precoz del cáncer de próstata depende, en gran medida, de la determinación en sangre del antígeno prostático específico (PSA) y del tacto rectal. Ambas pruebas no son específicas y un resultado sospechoso de cualquiera de las dos aconseja siempre la realización de una biopsia de próstata para descartar o no la existencia de un cáncer.  Así, el servicio de Urología del Hospital Quirónsalud de Málaga emplea la biopsia de próstata por fusión de imagen mediante resonancia y ecografía, “la tecnología más moderna disponible actualmente para el diagnóstico precoz y avanzado del cáncer de próstata”, destaca el doctor Gómez Pascual, co-responsable del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Málaga. La biopsia de próstata de fusión diagnostica más del 95% de tumores agresivos, un 30% más que la biopsia clásica.

En este sentido, las pruebas y reconocimientos de evaluación son imprescindibles para la superación de un cáncer. “Ya no sólo en el cáncer de próstata con la biopsia por fusión; los programas de detección precoz del cáncer de mama a través de mamografías en mujeres mayores de 50 años, los exámenes ginecológicos anuales, las colonoscopias a partir de los 50 años y, más recientemente, los programas de screening con TAC anuales de baja radiación para fumadores de alto riesgo han contribuido a la disminución sustancial de la mortalidad por cáncer de mama, endometrio y cérvix, colorrectal y de pulmón, respectivamente”, advierte el doctor Ortega. “Es más”, continúa el oncólogo, “las posibilidades de desarrollar un tumor aumentan considerablemente entre los 55 y 59 años, por lo que se hace imprescindible la realización de pruebas de prevención a esa edad”, resume el doctor Ortega.

Cirugía del cáncer

El doctor César Ramírez,  jefe del servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Málaga, destaca que el tratamiento del cáncer ha evolucionado muy rápidamente durante las últimas décadas y, por lo tanto, un nuevo modelo de cirujano es necesario para mantener el ritmo con estos cambios. “Ya no es la cirugía sola el único tratamiento para la mayoría de las neoplasias malignas sólidas, sino una combinación de cirugía y terapias multimodales (con radioterapia altamente focalizada, terapias moleculares dirigidas y poliquimioterapia) se ha convertido en el estándar moderno de atención”.

Así, el doctor Ramírez explica la importancia que tiene el equipo multidisciplinar en los tratamientos oncológicos puesto que “los cirujanos ya no trabajamos aislados, sino que estamos integrados en un equipo multidisciplinar, poniendo a disposición del paciente oncológico y en pro de la excelencia asistencial, un enfoque técnico, comprendiendo la biología y la historia natural de la enfermedad, así como las contribuciones hechas por otras disciplinas al tratamiento de los pacientes con cáncer. Es en este punto que el cirujano se convierte en un oncólogo quirúrgico”.