Un camión ha atropellado este viernes a los viandantes en una concurrida calle peatonal del centro de Estocolmo, en un suceso que ha dejado varias víctimas y que las autoridades suecas consideran un ataque terrorista, si bien han evitado precisar el balance de muertos o heridos. “Suecia ha sido atacada. Todo apunta a un atentado terrorista”, ha declarado el primer ministro, Stefan Löfven, en una breve comparecencia ante los medios de comunicación tras interrumpir un viaje a Gotemburgo.

A partir de ahí, las autoridades se han mostrado extremadamente cautelosas: aunque, en un primer momento, la policía ha confirmado a través de un comunicado que había al menos dos muertos, la cúpula policial ha comparecido después en rueda de prensa y se ha negado a precisar el número exacto de víctimas.

Sí han confirmado que, por ahora, no se han producido detenciones vinculadas al atropello: “No tenemos contacto con quien o quienes conducían el vehículo”. El camión había sido robado por la mañana, según ha confirmado la empresa propietaria, la cervecera Spendrups.