Dos explosiones se registraron el pasado sábado en la catedral de la ciudad de Jolo, en el sureste de Filipinas, días después de la celebración de un referéndum encaminado a lograr la paz en la región.

La primera explosión se produjo durante la misa dominical en la catedral de Joló, capital de la provincia de Sulu, alrededor de las 8.30 hora local y la segunda poco después en el exterior del templo católico, han indicado a Efe fuentes de la Policía sobre el ataque, que horas más tarde ha sido reivindicado por el DAESH.

El grupo terrorista ha emitido un comunicado a través de las redes sociales, y cuya autenticidad no ha podido ser comprobada, en el que ha asegurado que 40 personas fallecieron y 180 fueron heridas en dos ataques suicidas contra “un templo de los cruzados” en la isla de Mindanao.