El Secretario General de Naciones Unidas ha condenado los ataques registrados el pasado sábado en Timbuktú y Tessalit  contra la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), cuando su vehículo blindado chocó contra un artefacto explosivo de fabricación

Otro casco azul nigeriano y tres cascos azules de Chad también resultaron heridos en el mismo ataque.

Guterres recordó que los ataques dirigidos al personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas pueden constituir crímenes de guerra en virtud del derecho internacional, y pidió a las autoridades malienses que tomen medidas para identificar a los autores de estos ataques y poder llevarlos ante la justicia sin demora”, según su portavoz.

En otro comunicado, el Consejo de Seguridad se unió a la condena y la consternación de Guterres y, además, expresó su preocupación por “la situación de seguridad en Malí y la dimensión transnacional de la amenaza terrorista en la región del Sahel”.

Además, instaron a las partes malienses a cumplir plenamente el Acuerdo de Paz y Reconciliación en el país africano sin más demora. También destacaron que los esfuerzos de la Fuerza Conjunta del G5 Sahel, compuesto por Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger y que opera en coordinación con las fuerzas nacionales de cada país para combatir el terrorismo y el crimen transnacional, contribuirán a crear un entorno más seguro en la región.