Al menos 55 personas han muerto y más de un centenar han resultado heridas en dos atentados perpetrados en sendas mezquitas de las ciudades de Yola y Maiduguri cuando los fieles acudían a la llamada del muecín. El primero segó la vida de 28 personas y el segundo dejó otros 27 cadáveres. Ambos ataques los han ejecutado terroristas suicidas. La mezquita atacada en Yola, de nueva construcción, celebraba este viernes su primer rezo semanal. De hecho, las obras ni siquiera habían concluido.

Se calcula que Boko Haram ha matado a cerca de 2.500 personas en Nigeria, Camerún, Níger y Chad en lo que va de año pese a la misión militar desplegada en la región de Lago Chad. Y a más de 17.000 desde que comenzó a operar en 2009. Dos millones y medio de personas han abandonado sus hogares desde entonces huyendo de la violencia.