La oleada de incendios, que llegó a sumar 139 focos en la madrugada del lunes, tiene un origen intencionado, según las primeras informaciones recabadas tanto por el Gobierno de Asturias como por el central.