Asia Bibi, la mujer cristiana que fue condenada a muerte acusada de blasfemia hace nueve años, ha salido este miércoles de Pakistán y ha aterrizado en Canadá. Por el momento, Asia Bibi no hará declaraciones ni comparecerá en público.

Según informa la Cadena COPE, la salud de esta mujer cristiana de 53 años es más que delicada, y lo primero que necesitará será un tratamiento médico adecuado, al que no ha tenido acceso hasta ahora. También el reencuentro de Asia Bibi con sus hijas en Canadá tendrá que esperar.  Ellas ya se encontraban en el país americano, donde también Asia Bibi va a recibir asilo.

Madre de cinco hijos, Asia fue denunciada en 2009 por dos mujeres por insultar al profeta Mahoma; un tribunal la condenó a la pena de muerte en 2010.