El reportero Francisco Romero, que cubría notas policiales, “había presentado una denuncia el 12 de abril pasado por el delito de amenazas”. El crimen ocurrió en una zona turística del Caribe y que sitúa el país como el “más mortífero del mundo para la prensa” este año, según Reporteros Sin Fronteras.