Las autoridades de Filipinas elevaron hoy a 16 los muertos por el terremoto de magnitud 6,1 que sacudió ayer el norte de país, mientras continúan las tareas de rescate de una treintena de personas atrapadas en el derrumbe de un supermercado.