El presidente, Jair Bolsonaro, ordenó una investigación de la Marina y fue suspendida la liberación de tortugas.