La Asamblea General de la ONU adoptó hoy una resolución para proteger y preservar el patrimonio cultural de Iraq, que en las últimas semanas ha sido saqueado, atacado y destruido por los militantes extremistas del ISIS.

02-26-2015Hatra_IraqEl texto, redactado por los gobiernos de Alemania e Iraq y apoyado por la inmensa mayoría de los miembros de Naciones Unidas, insta a los Estados a tomar medidas que verifiquen la procedencia lícita de todos los bienes culturales que se comercien en sus territorios.

Asimismo, los llama a identificar, conservar y devolver esos bienes cuando sean traficados en los mercados ilegales.

La resolución también pide intensificar los esfuerzos de los Estados por preservar, inventariar y documentar los objetos del patrimonio cultural que estén en peligro debido a conflictos armados.

El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson, y la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, participaron en la sesión de la Asamblea General, donde apelaron a la responsabilidad histórica de la comunidad internacional, y la exhortaron a detener la destrucción del legado histórico y cultural iraquí, y a obligar a los responsables a rendir cuentas.

“La destrucción del patrimonio cultural es una manifestación sin sentido de extremismo violento que intenta destruir el presente, el pasado y el futuro dela civilización. Lo que está ocurriendo en Iraq, la cuna de la civilización de Mesopotamia, constituye una pérdida nos sólo para el pueblo iraquí sino para toda la humanidad”, sostuvo Eliasson.

Por su parte, Irina Bokova destacó la importancia de la resolución y calificó su adopción como un “punto de inflexión” en el combate a todo tipo de terrorismo y otras atrocidades.

“Es importante porque puede identificar las limpiezas étnicas como un nuevo fenómeno que está emergiendo como amenaza a la seguridad de la población y de la región de Medio Oriente. Creo que la adopción de esta resolución tendrá un gran impacto en el futuro de la protección y preservación de la diversidad y el patrimonio cultural”, subrayó la titular de la UNESCO.