Las autoridades de inmigración de Estados Unidos han comenzado este domingo sus operaciones para detener a más de 2.000 inmigrantes indocumentados, según han confirmado fuentes del Gobierno. Las operaciones se han iniciado en nueve de las principales ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Baltimore, Chicago o Houston.

Mientras, una oleada de estadounidenses se manifiestan en contra de esta medida del presidente estadounidense, Donald Trump.