El rey Salman bin Abdelaziz de Arabia Saudí ha inaugurado este martes la Línea de Alta Velocidad (AVE) que une las ciudades de La Meca y Medina, una obra realizada por un consorcio de doce empresas españolas, que en su primer viaje ha realizado los 450 kilómetros que unen a las dos localidades sagradas sin contratiempos.

El tiempo de viaje ha sido de 2 horas y 52 minutos, sin hacer paradas, con una velocidad media de 200 kilómetros por hora en el 75% del trazado, aunque en algunos tramos ha podido alzanzar los 300 kilómtetros hora.

Las vías contruídas atraviaesan muchas zonas de desierto, algunas de ellas con vientos laterales que arrojan arena a la vía, por lo que el consorcio español ha tenido que implantar 30 tecnologías de última generación con el fin de adaptarse a la arena y al calor.

A pesar de que ya ha sido inaugurado, las operaciones comerciales no comenzarán hasta dentro de unas semanas, si bien el tren tendrá limitado el número de frecuencias y solo circulará cuatro días por semana. A partir de enero y hasta septiembre del 2019, ya habrá servicios diarios.