Francia e Irlanda ya se han instalado en el confinamiento, mientras otros países, como Italia, parecen dar pasos en esa dirección y otros estados europeos intensifican las restricciones

Con una incidencia acumulada récord en Europa de 1.609 casos y un nuevo máximo de 15.316 contagios de coronavirus al día de media semanal, Bélgica anunció un cierre nacional y nuevas medidas para contener la expansión de la epidemia, que amenaza con fracturar el sistema hospitalario en pocos días.

Francia inició este viernes un nuevo confinamiento nacional para intentar frenar el coronavirus, una decisión drástica que tuvo que tomar el Gobierno ante el fracaso de otras medidas como los toques de queda regionales. El país es el segundo de Europa, tras Irlanda, en aplicar un nuevo confinamiento nacional, que en este caso se extenderá inicialmente por un mes, hasta el 1 de diciembre. Este confinamiento es más suave que el que vivió el país entre marzo y mayo pasados. Los ciudadanos podrán salir una hora al día, a un máximo de un kilómetro de sus domicilios, para pasear o hacer deporte, y se mantienen abiertas guarderías y educación primaria y secundaria.

Francia suma ya 36.020 fallecimientos y 1,282 millones de casos, con un ritmo de hospitalizaciones y de ingresos en cuidados intensivos cada vez más elevado.

Las autoridades alemanas contabilizaron un nuevo máximo de 18.681 nuevos contagios en las últimas 24 horas, mientras el número de casos activos asciende a alrededor de 143.000, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada medianoche. El total de positivos desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero se sitúa en 499.694, con 10.349 muertos, 77 más en un día.

El próximo lunes entrarán en vigor nuevas medidas restrictivas consensuadas por los gobiernos federal y de los estados federados que contemplan el cierre en noviembre de bares y restaurantes, así como del ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados, pero en la medida de lo posible se mantendrá la actividad escolar y el comercio.

En Portugal, se comienza a aplicar restricciones de viajes entre condados, con el fin de detener las reuniones durante el fin de semana de Todos los Santos. Solo es permitido el desplazamiento bajo justificación. El jueves, Portugal alcanzó el récord de contagios diarios con 4.224 nuevos positivos. La presión hospitalaria es otra de las preocupaciones, ya que hay 1.834 personas ingresadas y 269 están en cuidados intensivos.

Portugal se encuentra en estado de calamidad (un grado menos que el estado de emergencia), por lo que en todo el país las reuniones están limitadas a 5 personas y hay restricciones en los horarios comerciales.

Italia se encamina hacia el que llaman escenario número 4, un nuevo confinamiento ligero, con el cierre de más actividades y quizá los colegios, y restricciones en la movilidad entre regiones con cerca de 25.000 casos de coronavirus diarios y el aumento exponencial de los ingresos en los hospitales, adelanta hoy la prensa. El comisario elegido por el Gobierno para gestionar la emergencia, Domenico Arcuri, habló este jueves de un “momento dramático” y pidió a la gente “que salga lo menos posible de casa”, ya que empieza a haber problemas en los hospitales debido al alto número de ingresados por coronavirus.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció este sábado restricciones a los desplazamientos durante la noche y el cierre de restaurantes, bares y lugares de ocio en Atenas y otras ciudades del país, para combatir la segunda ola de COVID-19. En los primeros siete meses de pandemia Grecia identificó 18.475 casos de coronavirus, mientras que sólo en octubre ha registrado 18.725, con cifras que esta semana han superado a diario el millar.

Más del 82% de los españoles pasan el puente de Todos los Santos confinados, después de que casi todas las comunidades autónomas hayan decretado cierres perimetrales, para poder aplanar la curva de contagios de coronavirus, que han marcado este viernes otro máximo con 25.595 nuevos casos.