Llega al Teatro de la Maestranza de Sevilla la ópera que lanzó a Donizetti en una  producción del Teatro Filarmónico de Verona y la Fundación Arena de Verona.

Los roles principales son para Angela Meade como Anna Bolena, el jerezano Ismael Jordi como Lord Percy, Simón Orfila en el papel de Enrique VIII y Ketevan Kemoklidze haciendo de Giovanna Seymour.

La historia musical de esta ópera nos lleva a un Donizetti que, alejándose del género bufo, se siente atraído por las historias de ambientación medieval y gótica, volviéndose entonces hacia historias fuertemente dramáticas. Profesionalmente, pugna con Bellini por el estrellato operístico del momento.

ANNA-BOLENA-(4)En Anna Bolena se asiste a la “prodigiosa exuberancia” de Donizetti a través de una sucesión de cavatinas, cabalettas, dúos, conjuntos y momentos corales maravillosamente equilibrados. Páginas de extrema suavidad y dulce melancolía se alternan con otras desesperadas y desgarradoras como la gran escena final que pertenecen “a las cumbres inolvidables de toda la música lírica italiana”.

Como en toda la producción de Donizetti, y posiblemente más en la dramática, que para el público contemporáneo exige grandes interpretaciones, Anna Bolena está concebida para la plena exhibición vocal de sus intérpretes (Donizetti escribió para el lucimiento de los divos de su tiempo), pues, en su época, el compositor “dependía de manera absoluta del gusto y del humor del público”.

En el caso de la producción que presenta el Maestranza, los requisitos se cumplen. La producción del Teatro Filarmónico de Verona/Fundación Arena de Verona, con puesta en escena del innovador Graham Vick, viene arropada por un excelente plantel vocal: Angela Meade, soprano americana, una de las “nuevas estrellas del MET neoyorkino; Ismael Jordi, una de las grandes figuras del belcantismo; el gran bajo español Simón Orfila es Enrique VIII y Ketevan Kemoklidze, ganadora de numerosos concursos vocales como la Operalia de Plácido Domingo, es Giovanna Seymour. Al frente de la ROSS, del Coro de la A.A. del Teatro de la Maestranza, dirigido por Íñigo Sampil, se sitúa en el foso el maestro Maurizio Benini, un auténtico especialista en el género, a quien se recuerda por la excepcional Norma que brindó en este Teatro hace unos años.

MFR