La publicación ofrece las claves para identificar los territorios catalogados de “Interés Comunitario”

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía, en su compromiso con la protección, conservación y mejora de la calidad del medio ambiente, ha publicado en su página web la Guía de Identificación de Hábitats de Interés Comunitario, en la que se adaptan a la realidad andaluza las descripciones teóricas realizadas por el “Manual Europeo para la interpretación de hábitats” de la Comisión Europea. En total, más de 70 tipos y subtipos distintos de entornos naturales incluidos en la Directiva Hábitats (Directiva del Consejo 92/43/CEE de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres).

Con la publicación de esta guía se persigue facilitar al mayor número de personas la información elaborada a partir de todos los datos técnicos y científicos existentes en la Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam). Además, la instrucción pretende ofrecer de forma práctica, sencilla y rigurosa, las claves para la identificación de los hábitats terrestres andaluces catalogados como de Interés Comunitario, cubriendo así una carencia existente hasta el momento.

Los hábitats terrestres naturales son zonas diferenciadas por sus características geográficas, abióticas y bióticas, tanto si son enteramente naturales como seminaturales. Y los que reciben la denominación de interés comunitario son aquellos que cumplen alguno de los requisitos relativos a su interés biogeográfico o conservacionista. Es decir, aquellos que se encuentran amenazados de desaparición en su área de distribución natural, presentan un área de distribución natural reducida a causa de su regresión o debido a su área intrínsecamente restringida; o los que constituyen ejemplos representativos de características típicas de una o de varias de las cinco regiones biogeográficas presentes en el país: alpina, atlántica, continental, macaronésica y mediterránea. De entre ellos, la Directiva considera tipos de hábitats naturales prioritarios a aquellos que están amenazados de desaparición en el territorio de la Unión Europea y cuya conservación supone una responsabilidad especial para la UE.

En total, el anexo I de la Directiva identifica 231 tipos de hábitats de interés comunitario. De ellos, 118 (un 51%) están reconocidos oficialmente como presentes en España.