La Junta de Andalucía ha invertido 98 millones de euros en los últimos diez años para el tratamiento del cáncer con alta tecnología. Los equipos instalados en los hospitales del sistema sanitario público andaluz posibilitan una mayor precisión y eficacia en la atención que se ofrece al paciente y permiten el diagnóstico y tratamiento del cáncer y de enfermedades con alta incidencia en la población.

Así, actualmente los centros hospitalarios andaluces cuentan con 29 aceleradores lineales, una bomba de cobalto, nueve equipos de braquiterapias de alta tasa, 83 TAC (tomografía axial computerizada), 22 resonancias magnéticas y 34 gammacámaras. Este equipamiento contribuye a mejorar el acceso de los ciudadanos a estas técnicas, evitándoles desplazamientos a otros centros de la comunidad y acortando los tiempos de espera durante el proceso asistencial.

En 2013, el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla va a incorporar dos equipos más de Resonancia Magnética Nuclear (RNM) que cuentan con una inversión de cuatro millones de euros y que se instalarán en Rehabilitación y Traumatología y en el Hospital Infantil.

La apuesta realizada desde la Junta de Andalucía por la incorporación de alta tecnología médica al sistema sanitario público andaluz está enmarcada dentro del Plan Integral de Oncología, que busca ofrecer una atención integral a los pacientes de cáncer así como una respuesta individualizada para cada uno de ellos.

Tipos de equipamiento

La resonancia magnética permite realizar diagnósticos mediante imágenes anatómicas de todas las partes del cuerpo, principalmente de partes blandas como lesiones articulares, enfermedades cardiacas, tumores, afectaciones neurológicas, etc. Para los pacientes esta tecnología tiene como ventajas, además de la ausencia de irradiación, que es una tecnología no invasiva, es indolora y no requiere hospitalización.

Por su parte, el uso de los aceleradores lineales está indicado en el tratamiento de primera línea de tumores malignos en cabeza y cuello, ginecología, próstata, pulmón, partes blandas y sistema nervioso central. También se emplea en la terapia conservadora y de preservación de organos en los tumores de mama, recto, vejiga y laringe, además de jugar un papel muy importante como tratamiento paliativo para controlar los síntomas de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La radioterapia que se realiza con los modernos  aceleradores lineales representa una alternativa importante en el tratamiento del cáncer, ya que permite una administración más precisa de la radiación sobre el tumor y una mayor preservación de los tejidos sanos. Como consecuencia, se reducen en buena parte los efectos secundarios derivados de la radiación y la intensidad de los mismos.

La Tomógrafía Axial Computerizada es una tecnología de diagnóstico por imagen asociada a la absorción de energía de RX, que permite obtener imágenes anatómicas en tres dimensiones de todas las regiones del cuerpo (cabeza, cuello, tórax, abdomen, extremidades, tejidos blandos, articulaciones, etc.). La mayoría de los equipos adquiridos son TAC de 64 cortes, lo cual constituye un importante avance puesto que permiten más precisión en la detección de patologías que afectan a órganos en movimiento, como es el caso del corazón. De esta forma, una de las principales ventajas de estos equipos diagnósticos es que permiten realizar estudios coronarios con contención de la respiración del paciente de sólo cinco segundos y posibilita realizar estudios colonoscópicos de carácter virtual, es decir no invasivos como las colonoscopias convencionales.

Finalmente, las gammacámaras son equipos diagnósticos indicados para analizar un gran número de procesos de tipo reumático, infecciosos, vasculares y degenerativos o la valoración funcional de determinados órganos, como el riñón, corazón, pulmón, hígado y aparato digestivo.

Junto a este desarrollo tecnológico, hay que recordar que Andalucía fue además la comunidad pionera en incorporar la Tomografía Por Emisión de Positrones (PET), la técnica más avanzada en la detección del cáncer y también de gran utilidad en el diagnóstico e investigación de enfermedades de tipo cardiovascular, demencias y afectaciones del sistema nervioso, entre otras dolencias. De los tres PET que hay en Andalucía, uno está en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, otro en el Virgen del Rocío de Sevilla y otro en el Reina Sofía de Córdoba, con lo que el acceso de toda la población andaluza a este eficaz método diagnóstico está garantizada.