Además, se repartirán también plantas de huerto en envases reutilizados entre los vecinos del municipio de Torre-Alháquime dentro del plan de economía circular de la Sierra de Cádiz

La Junta de Andalucía celebrará mañana el Día Internacional de la Madre Tierra en el municipio gaditano de Torre-Alháquime con la entrega de bolsas de compost procedente de residuos orgánicos domésticos, que durante los últimos seis meses se han recogido puerta a puerta entre los vecinos de la localidad, dentro del Plan de Economía Circular de la Sierra de Cádiz.

Esta será una de las iniciativas que se pondrán en marcha este 22 de abril en la comunidad para conmemorar esta efeméride, que promueve Naciones Unidas, y sensibilizar a los andaluces de la necesidad de contribuir al cuidado del planeta con sencillos gestos cotidianos.

Con la entrega de estas bolsas de compost de alta calidad, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz buscan visualizar el resultado de recoger puerta a puerta los residuos orgánicos que generan los vecinos de Torre-Alháquime y agradecer su participación en este plan estratégico de economía circular mediante la separación de los residuos orgánicos del resto de la basura.

Además del compost, mañana también se va a repartir en la localidad de la serranía gaditana un centenar de plantas de huerto en maceteros realizados con materiales reciclados, como envases de yogur o brik. El reparto de estas plantas se llevará a cabo durante las actividades de educación y sensibilización ambiental que se van a desarrollar en el colegio Sagrado Corazón de Jesús y en un stand informativo para trasladar a los vecinos la campaña de compostaje doméstico que está previsto que se inicie en el próximo mes de mayo.

El plan estratégico de economía circular de la Sierra de Cádiz está liderado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y cuenta con la implicación de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, a través de su empresa pública de gestión de residuos municipales (Básica), de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), de los ayuntamientos y de la Diputación Provincial de Cádiz. Además, cuenta con el apoyo financiero de la Unión Europea.