La parálisis de la formación durante años ha sido nefasta para la economía andaluza

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo ha iniciado hoy la contratación, por 41,1 millones de euros, de los cursos de Formación Profesional para el Empleo, con la publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) de los anuncios previos de información de dicha licitación (y que se pueden consultar en el suplemento digital publicado en https://ted.europa.eu/TED/).

El Gobierno andaluz cumple así con el compromiso de comenzar la licitación antes del final del primer trimestre, justo en un momento en el que la formación es una medida fundamental para contribuir a la recuperación de la crisis.

Se recupera así la Formación Profesional para el Empleo en Andalucía. La parálisis de la formación durante años ha sido nefasta para la economía andaluza, lo que ha supuesto la devolución de 1.300 millones de euros en el periodo 2012-2018.

11 contratos que contemplan todos los sectores y provincias

La Consejería de Empleo inicia hoy con el anuncio en DOUE la contratación pública de 11 servicios para la impartición de Formación Profesional para el Empleo en diferentes sectores y en todas las provincias, a los que las entidades podrán presentarse a los diferentes lotes de que constan los contratos. Estas once licitaciones son el fruto de un diagnóstico previo realizado a través de diversas mesas de trabajo, en las que se ha analizado y determinado las necesidades de formación atendiendo a las características de los sectores productivos en cada provincia.

Así, de los 41,1 millones, 31 millones están destinados a la obtención de Certificados de Profesionalidad por parte de personas tanto ocupadas como desempleadas. Por otro lado, algo más de 10 millones están destinados a la puesta en marcha de los denominados “proyectos singulares”, ante la demanda que se ha detectado de algunos oficios muy concretos tanto en el sector de la construcción, como en el del sector de las nuevas tecnologías.

Los 11 anuncios corresponden a:

– Ocho (uno para cada una de las provincias) destinados a trabajadores desempleados de los sectores agrario, industrial, apoyo a las empresas y comercio (26,4 millones).

– Uno para el sector de la hostelería y el turismo en todas las provincias (4,3 millones).

– Uno de servicios de formación para personas trabajadoras desempleadas del sector de la construcción en todas las provincias (7,1 millones).

– Uno destinado a personas trabajadoras ocupadas de todas las provincias en el sector de las tecnologías (3,1 millones).