“Si todo el mundo piensa en sostenibilidad, entre todos marcamos una diferencia”

– Ana Callol es la directora de Responsabilidad Social Corporativa de Coca Cola European Partners. 17 años respaldan la trayectoria de esta profesional, cuya misión es la de transmitir la estrategia y los ejes de actuación del área de RSC, para las personas que componen la compañía puedan implementarlo, además de liderar programas sociales y medioambientales que generen un impacto en la comunidad.

Como responsable de Responsabilidad Social Corporativa de Coca Cola European Partners ¿Cuáles son sus funciones?

El área de Responsabilidad Social Corporativa es un departamento muy nuevo, ya que hasta hace tres años éramos un total de ocho embotelladoras y había departamentos de RR. PP. donde se hacía sostenibilidad, pero no había un departamento como tal de RSC. Lo que hemos intentado a lo largo de estos dos años que llevamos operando con este modelo de departamento es, por un parte, ordenar todo lo que se hace en sostenibilidad dentro de Coca Cola European Partners, tanto social como medioambiental y de buen gobierno, además de coordinarlo con las estrategias de la compañía. Y, por otra parte, intentamos trasladar toda la sostenibilidad a los empleados, ya que como siempre digo: hay un departamento de RSC pero, en realidad, sostenibilidad somos todos. Somos todos los que hacemos la responsabilidad de una corporación. Por lo que, desde el punto de vista interno, mi trabajo consiste en transmitir cuál es la estrategia, cuáles son los ejes de actuación y que las personas que componen la compañía puedan implementarlo. Y, externamente, poner en marcha, junto a grandes equipos de profesionales, programas sociales y ambientales que tengan impacto en la comunidad en la que operamos. Tenemos una suerte tremenda de tener un sistema compuestos de gente super capaz en toda la geografía: española y portuguesa.

¿Podría hablarnos de los programas de RSC desde el punto de vista medioambiental?

Los programas medioambientales que tenemos giran en torno a cuatro ejes que están relacionados con nuestra cadena de valor: agua, clima o reducción de emisiones, envases y agricultura o proveedores sostenibles. Con respecto al agua, vendemos bebidas que casi en un 90% están compuestas por agua. Por ello, tenemos un compromiso medioambiental de devolución del 100% del agua que introducimos en nuestros productos a la naturaleza. Seguro que alguna vez has escuchado: “Coca Cola repone el 100% de los productos que contienen sus envases”. Ese es el compromiso que tenemos. Por cada litro que metemos, un litro que devolvemos a la naturaleza. Y, ¿qué significa devolver a la naturaleza? Pues que a través de siete proyectos medioambientales que tenemos en toda la geografía española, mejoramos la biodiversidad de determinados espacios donde si no hubiéramos intervenido no hubieran tenido esa mejora ambiental. Y, por supuesto, trabajamos mucho internamente para que el ratio de la cantidad de agua usada en nuestros procesos productivos sea el menor posible.

En cuanto a lo que llamamos el eje clima, trabajamos en la reducción de emisiones, tanto en planta como en logística. Además, trabajamos en programas exteriores como es el caso de ‘Por el Clima’, una plataforma para que clientes de hostelería se adhieran a determinados retos y no generen tanto impacto ambiental con sus emisiones. Por su parte, el eje agricultura sostenible que, en realidad, es agricultura de proveedores sostenibles ya que gran parte de nuestros proveedores de materias primas se enmarcan en la agricultura. Exigimos determinados requisitos para que sean responsables ambientalmente y tenemos una guía de principios rectores. Además, trabajamos en programas como ‘La Guía Fanta de Buenas Prácticas Agrícolas con Cítricos’ y, ahora mismo, es el quinto aniversario de ‘Fertirrigación sostenible’, un proyecto basado en mejorar las fincas agrícolas para que tengan una fertilización y un riego más eficiente, reduciendo así las emisiones y mejorando sus cultivos, de modo que sean más sostenibles y reduzcan el impacto ambiental, al tiempo que los agricultores mejoran sus costes.

El último eje de actuación, pero desde luego no es el menos importante, es el de los envases. Trabajamos mucho en ecoinnovación: cómo hacer nuestros envases medioambientalmente más sostenibles. En ese sentido, todos nuestros envases son 100% reciclables. Tenemos la botella retornable que es la que se encuentra casi siempre en hostelería y que permite hasta 35 viajes de ida y vuelta de retorno. Cuando acaba su vida útil se destina a calcín, un nuevo material para hacer nuevas botellas. El resto de los envases de consumo en supermercados es PET y lata; y también tenemos todos los embalajes secundarios, en los que trabajamos para que sean 100% reciclables. Además, trabajamos mucho para que el ciudadano sepa separar bien los residuos y cada vez recicle más. Y, por otra parte, trabajamos en proyectos de preservación de espacios, eliminando residuos, como es la limpieza de costas por toda España y Portugal. Para ello, trabajamos con entidades del sector medioambiental como ECOMAR.

¿Y desde el punto de vista social?

Tenemos los programas que unificamos bajo la plataforma Gira, que son aquellos programas destinados a capacitar a determinados colectivos que necesitan un apoyo. El objetivo es de capacitación para el empleo: el primer programa que lanzamos bajo la plataforma GIRA fue Gira Jóvenes, que ahora cumple cinco años y a través del que ayudamos a jóvenes con menos oportunidades (chicos y chicas) a encontrar su camino profesional. Trabajamos con ellos en la capacitación personal, la autoconfianza y luego les damos pautas para poder incorporarse a un negocio y que puedan tener experiencias laborales a través de activos que podamos tener en Coca-Cola, como eventos musicales y culturales. Este programa nació en Madrid, se extendió a Sevilla hace dos años, y este año ha llegado a Barcelona.

Como segundo programa GIRA, el año pasado lanzamos GIRA Mujeres, un programa cuyo objetivo es la capacitación de mujeres de entre 23 y 60 años que tengan la intención de emplearse en el sector de alimentación y bebidas, ya sea mediante autoempleo o empleo ajeno. Una parte está destinada a la capacitación de mujeres en situación de vulnerabilidad que son derivadas por Cruz Roja. En este caso, este colectivo está encaminado a incorporarse al mercado laboral más que a emprender y les damos otro itinerario alternativo. Con respecto al itinerario de emprendimiento, la formación está basada en el método CANVAS, que muestra las nueve cosas más importantes que se deben de tener en cuenta a la hora de formar un negocio.

¿Cuáles son sus próximos objetivos como responsable de RSC?

Los objetivos de estos han años han sido los de construir, diseñar y definir las guías estratégicas y, ahora, nuestra misión es continuar con nuestros ejes estratégicos: social y medioambiental, con áreas de actuación bien definidas y objetivos medibles que cumplir con un horizonte temporal concreto para cada uno de ellos. Nosotros creemos mucho en el rol que tienen las empresas como agentes de cambio. Cada vez hay más empresas que están haciendo sostenibilidad de manera muy seria y son un ejemplo a seguir. En Coca-Cola también lo tenemos en el ADN de nuestro negocio. Desde su nacimiento, Coca-Cola es mucho más que un refresco, es una empresa que siempre ha intentado ser sostenible medioambiental y socialmente con las comunidades en las que opera.

Nosotros incorporamos la RSC en nuestra estrategia de negocio, y de hecho, todos formamos parte de ella, desde el Comité de Dirección hasta el resto de empleados, ya que todos podemos aportar nuestro granito de arena, ya sea como empresa o como individuos, como administración pública; cualquier agente social puede aportar y, por muy pequeña que crea que sea su contribución, siempre es importante. Si todo el mundo piensa en sostenibilidad, entre todos marcamos una diferencia. La Responsabilidad Social Corporativa somos todos y todos tenemos algo valioso que aportar. Ese es el mensaje más importante.

María Cano Rico