​Los resultados de las evaluaciones finales no tendrán efecto para la obtención de los títulos de ESO y de Bachillerato mientras se negocia el Pacto de Estado por la Educación

 – El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-ley de medidas urgentes para la ampliación de la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE).

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha recordado que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, propuso en su discurso de investidura un Pacto Nacional por la Educación y, “como señal de esa voluntad de diálogo”, se comprometió a suspender los efectos académicos de las evaluaciones finales de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y del Bachillerato. Además, el propio ministro convocó a las comunidades autónomas el pasado 28 de noviembre en la Conferencia Sectorial de Educación para consensuar el Decreto-ley.

De esta manera, mientras se llevan a cabo las negociaciones para alcanzar un Pacto de Estado social y político por la Educación con las formaciones políticas y la comunidad educativa, los resultados de las evaluaciones finales no tendrán ningún efecto para la obtención de los títulos de ESO y de Bachillerato.

Méndez de Vigo ha destacado algunos datos del ámbito educativo publicados recientemente, como los “esperanzadores” del Informe PISA o los referidos al abandono escolar temprano, que ha bajado siete puntos con respecto al año 2011. A su juicio, son un estímulo para seguir avanzando hacia el Pacto Nacional por la Educación y en la línea de “representar los anhelos y aspiraciones de la comunidad educativa, reforzar la dimensión social de la educación y apostar por la calidad educativa, la equidad y la inclusión”.

El portavoz ha enmarcado esta búsqueda del consenso educativo en la voluntad de diálogo del Ejecutivo, especialmente necesaria tras el resultado de las últimas elecciones generales. Los acuerdos a los que está llegando el Gobierno, ha añadido, “benefician al país en su conjunto, el ganador no es otro que el bien común”.

También en el ámbito de la educación, el Consejo de Ministros ha destinado 385 millones de euros a las comunidades autónomas para desarrollar medidas y programas de mejora de la calidad. Para la distribución de los fondos se han tenido en cuenta el número de alumnos y de centros, la tasa de riesgo de pobreza y la dispersión geográfica.

Los programas, según ha detallado Méndez de Vigo, abarcan áreas tan diversas como la implantación de nuevos ciclos de Formación Profesional Básica y de itinerarios en ESO, la convivencia escolar, la financiación de libros de texto y materiales didácticos, el aprendizaje de lenguas extranjeras, las necesidades específicas de apoyo educativo y la salud escolar, entre otros