A través de testimonios y análisis de imágenes satelitales, AI documentó “ataques que podrían representar crímenes de guerra” en áreas de Trípoli donde, desde principios de abril, está en curso el asalto de las fuerzas del general Khalifa Haftar.