Amigos y compañeros de profesión del periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado el mes pasado en el consulado de su país en Turquía, celebraron hoy en una céntrica mezquita de Estambul en su honor un funeral simbólico y sin ataúd.