La aerolínea estadounidense American Airlines suspendió sus vuelos a Venezuela en medio de la creciente crisis humanitaria y de seguridad. El sindicato de pilotos había recomendado a sus miembros no viajar a ese país.