En los tiempos que corren de los que  una de las cosas que predican, sobre todo en el campo de la estrategia empresarial, es que son VUCA1, a saber: VOLÁTILES, INCIERTOS, COMPLEJOS y AMBIGUOS (lo siento pero estos acrónimos suelen ser de procedencia sajona, y la U corresponde a uncertainty), es de agradecer que todavía existan espacios, lugares, momentos a los cuales les aplica otro de los calificativos que están de moda, en este caso acuñado por el mundo de la gastronomía, por los cocineros (los de la nueva que no nouvelle cocina), el concepto SLOW, a saber, lento. Pero no en su acepción peyorativa o descalificante, sino como sinónimo de bien hecho, calmado, sostenible, riguroso, exquisito. Y este momento es cuando estás con un Notario.

En tiempos de estrés, de mucho cortisol segregado fruto de una constante sensación de inestabilidad, velocidad, cambio vertiginoso, el poder sentir que estás en un lugar donde lo constante, cierto, sencillo y preciso hallan refugio la verdad es que reconforta y te da una placentera sensación de seguridad difícil de encontrar en otros lugares.

Por cierto, no quiero seguir sin destacar que la noción de VUCA, que parece tan actual y “cool”, fue creada por el U.S. Army War College para describir la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad del mundo surgida tras el fin de la Guerra Fría allá por los años 80.

En cualquier caso, puede dar la impresión, tras leer la introducción del artículo, que defiendo una postura reaccionaria contraria al cambio, a la evolución, a la exponencialidad que nos invade y nada más lejos de la realidad.

En todos los procesos de cambio y en este caso haciendo una analogía con el modelo que presentó Kurt Lewin en 1951, se producen tres pasos: CONGELAR, CAMBIAR y DESCONGELAR. El primer paso consiste en descongelar la situación existente o status quo. El segundo paso del proceso es el movimiento en sí de cambio y el tercero es congelar de nuevo lo que se ha cambiado (si no, para qué el esfuerzo, digo yo). El objetivo de re-congelar es estabilizar el nuevo equilibrio resultante del cambio.

Podemos decir que los Notarios contribuyen al dar fe a ese tercer paso del proceso de cambio, a la congelación de esas nuevas o no tan nuevas situaciones jurídicas que el legislativo ha sancionado (segunda etapa del cambio) o a los diferentes negocios jurídicos que las partes celebran. Congelación que nos proporciona a los ciudadanos la seguridad jurídica que promete la constitución en su artículo 9º en el ámbito del tráfico jurídico extrajudicial2 .

Cuando el Notario, en el solemne acto de la firma, entre otras cosas me ha explicado en qué consiste lo que voy a firmar y yo he consentido, se produce una sensación de tranquilidad que cuesta reproducir en la vida diaria. Una sensación de tranquilidad que sigue a unas etapas de descongelación y cambio, las que ha dado lugar al negocio jurídico en cuestión. Así, por ejemplo, al tratarse de una escritura de compraventa, está claro que ambas partes se han planteado descongelar su status quo al plantearse una de ellas en desprenderse de un bien y la otra en adquirirlo, han ejecutado el cambio al tomar la decisión firme de realizar la compraventa y se aseguran de su congelación (y aquí la palabra “aseguran” tiene toda su fuerza) al otorgar escritura pública ante “un profesional altamente preparado, cercano e imparcial que te ayuda, asesora y garantiza que tu contrato o negocio esté ajustado a la más estricta legalidad”3 .

Abandonas la notaría sintiéndote tranquilo, bien aconsejado, que lo que has hecho está seguro y que nadie en su sano juicio lo va a poder poner en cuestión. Mi padre era Notario4, cuánto se echa de menos la seguridad que transmitía.

Álvaro Vioque | mktg.&management for educationVioque-384x253

@AlvaroVioqueG

(1) What VUCA Really Means for You (Harvard Business Review (Febrero de 2014) Nathan Bennett / G. James Lemoine

(2)http://www.notariado.org/liferay/web/notariado/el-notario/quien-es-el-notario

(3)http://www.notariado.org/liferay/web/notariado/el-notario/quien-es-el-notario

(4) D. Antonio Vioque Pizarro (1928-2013)

Artículo incluido en el número de noviembre de la revista Agenda de la Empresa