Los disparos de cohetes palestinos y los ataques israelíes en represalia que sacudieron desde el sábado el enclave -atrapado entre Israel, Egipto y el mar Mediterráneo- y las ciudades israelíes cercanas a Gaza cesaron antes del amanecer, tras dos días de tensión en los que murieron 23 palestinos y cuatro personas del lado israelí. La peor escalada de violencia peor desde 2014 por el número de proyectiles y por la muerte por primera vez de civiles israelíes por un cohete desde esa fecha.

Hamás e Israel llegaron a un acuerdo de cese el fuego con la mediación de la ONU, Egipto y Catar; dos portavoces palestinos, uno de Hamás y otro de la Yihad Islámica, así como una fuente egipcia han confirmado el acuerdo a las agencias internacionales. Israel, que no suele confirmar este tipo de acuerdos, no ha hecho de momento ningún comentario.

Durante la noche el Ejército israelí ha bombardeado hasta 30 supuestos objetivos de Hamás y la Yihad, pero a partir de las 4:30, hora de inicio de la tregua, los ataques han remitido. A las siete de la mañana el ejército israelí ha levantado las medidas restrictivas de seguridad en la zona del sur del país fronteriza con la franja.