REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE SEVILLA: 9º DE ABONO
OBRAS DE A.SCHOENBERG, R.STRAUSS Y S.RACHMÁNINOV
PIANO: ALEXANDER GHINDIN
DIRECTOR: JOHN AXELROD

Encontrar algo nuevo que decir acerca de obras que llevan más de un siglo circulando en los auditorios es algo difícil, si no imposible. No obstante, hay algo que podríamos añadir en relación con Muerte y transfiguración y su autor: Se ha escrito tanto sobre Richard Strauss tras el éxito sin precedentes de sus primeros años que “nadie ha emprendido la tarea de documentar su prolongada trayectoria en fechas posteriores” (Irving Kolodin). Es últimamente cuando ese gran vacío en nuestro conocimiento empieza a llenarse.

Dentro del poema sinfónico (género en el que se incluye Muerte y transfiguración), adquiere particular influencia la figura de Hans von Bülow sobre Strauss, siendo de especial interés la correspondencia mantenida entre ambos y en la que Strauss se mostraba particularmente agradecido por el apoyo del gran director (y pianista) alemán a sus poemas ‘tonales’. Muy acertada, desde nuestro punto de vista, la inclusión de Noche transfigurada, en versión para orquesta de cuerda (1917), revisada en 1943, del Sexteto para cuerda (1899), basada en un poema de Richard Dehmel. Axelrod y la ROSS estuvieron particularmente inspirados en resaltar la ‘relación’ entre ambos creadores, como si ambas obras estuviesen inspiradas en idénticas inquietudes.

Completaba la sesión el Tercer Concierto para piano de Rachmaninov, de hermosa factura y endiablada técnica, como corresponde a la personalidad del autor, un Concierto que supera en dificultad los escollos técnicos del Segundo, también su discurso ‘reposado’ en especial el adagio, maravillosamente ‘cantado’ en su forma de intermezzo por Alexander Ghindin, un soberbio solista representante de la prestigiosa escuela rusa, cuna de intérpretes inolvidables. Los aplausos y ovaciones entusiastas de un público poco numeroso (la fecha no parecía la más adecuada) se tradujeron en un hermoso ‘extra’, un preludio de Rachmaninov.

MFR