La fortaleza de las exportaciones, el gasto público y la demanda interna ayudaron a la economía alemana a evitar una recesión en el tercer trimestre, según datos desglosados que se publicaron el viernes y que confirman una lectura preliminar de un crecimiento del 0,1% con respecto al trimestre anterior.