La oficina nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos rebajó el nivel de alarma a menos severo, indicando que las áreas afectadas “no deben esperar una inundación generalizada”, se informó este lunes (19.10.2020). Residentes en el área en alerta -que incluía buena parte de la costa sur de este remoto estado de Estados Unidos, incluida la escasamente poblada Península de Alaska- fueron evacuados y llevados a zonas altas.