Tras varios días de lluvias, este fin de semana se han intensificado a causa de un tornado en el Mediterráneo. Las zonas más afectadas han sido las regiones del noreste del país.

Según el ministerio de Interior han muerto cinco personas. Dos hermanas de 21 y 24 años arrastradas por una riada cuando salían de trabajar en la ciudad de Bou Argoub, a unos 45 kilómetros al sureste de la capital. Otros dos hombres han fallecido en las localidades de Bourgueba y Hammamet, en la misma zona. La última víctima ha sido un adolescente de 16 años que ha muerto electrocutado este domingo también en la ciudad de Bou Argoub.

Decenas de casas han quedado inundadas, hay varias carreteras cortadas y se han producido daños en el alumbrado, el mobiliario público y otras infraestructuras, como las líneas telefónicas, pese a las medidas de precaución y emergencia puestas en marcha por las autoridades.