Al menos 58 personas murieron este viernes y alrededor de 40 resultaron heridas al ser atropelladas por un tren en el oeste de la India, cuando cientos de devotos que celebraban una festividad cerca de un paso a nivel no se percataron de su llegada.

El accidente ocurrió en el estado de Punyab.

Las víctimas “estaban celebrando muy cerca de las vías” uno de los momentos culminantes de la festividad hindú de Dussehra, en la que los devotos queman efigies del demonio Ravana y hacen explotar petardos, pero, según testigos, algo sucedió y algunas personas empezaron a correr por la vía y no se percataron de la llegada del tren, lo que produjo el accidente.