Cincuenta y tres personas han muerto durante la madrugada de este lunes por la explosión de un camión cisterna que transportaba gasolina. El suceso ha ocurrido a un centenar de metros del aeropuerto internacional de Niamey, según ha declarado un portavoz del Ministerio del Interior a la agencia de noticias AFP.
El camión, cargado de combustible, circulaba por la carretera que conecta la capital con el aeropuerto internacional, en el barrio conocido como “Aéroport”. Se trata de un vehículo matriculado en Mali y procedente de la refinería de Zinder (que pertenece a la Sociedad nigerina de productos petroleros), que se encontraba en la zona para aprovisionar a las estaciones de servicio cuando en una maniobra perdió el control y volcó.

De inmediato, se produjo un derrame que atrajo a numerosos vecinos con la intención de robar el combustible del camión. En ese momento se produjo la explosión que acabó con la vida de 55 personas que quedaron total o parcialmente calcinadas, según un primer balance establecido por los bomberos.