Al menos 49 personas fueron detenidas y otras 16 resultaron heridas en la manifestación celebrada este domingo en el distrito financiero de la isla de Hong Kong, que salió adelante a pesar de haber sido prohibida por las autoridades.

En un comunicado, la Policía confirma que los arrestados están acusados de tomar parte en una manifestación ilegal – penado en Hong Kong con entre 3 y 5 años de cárcel y multas- o posesión de armas ofensivas.

Según la autoridad supervisora de los hospitales de la ciudad, citada por medios locales, un total de 16 personas resultaron heridas, de las que cuatro ya han sido dadas de alta y el resto permanecen estables.

Las autoridades habían autorizado un mitin en el céntrico parque Chater pero no una marcha de dos kilómetros al considerarla peligrosa, lo que no impidió que miles de personas divididas en varios grupos protestasen a lo largo de seis kilómetros en las calles principales de la zona.

Según las fuerzas del orden público, los “manifestantes radicales” atacaron a los agentes antidisturbios con ladrillos, botellas de cristal, pintura, e incluso dispararon canicas de metal con una ballesta y lanzaron un carro en llamas contra los agentes, lo que “puso en peligro sus vidas”.

Las autoridades, que aseguran haberse incautado de “armas letales” como arcos y flechas, condenaron la actitud de los manifestantes y reiteraron su “decisión y capacidad de llevar a los infractores ante la Justicia”.

El gobierno central de China reiteró este lunes (29.07.2019) su apoyo a la líder de Hong Kong, Carrie Lam, así como a la Policía de la ciudad, y pidió al pueblo de Hong Kong que se oponga a la violencia, tras otro fin de semana de enfrentamientos entre manifestantes y policías.

La Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao de China, parte del Consejo de Estado chino, dijo en una conferencia de prensa en Pekín que el gobierno y la sociedad de Hong Kong necesitaban encontrar formas más efectivas para ayudar a los jóvenes a abordar las preocupaciones sobre la vivienda, el empleo y otros temas.